Publicado el Dejar un comentario

AFECTACIONES EN LA VISIÓN POR CONSUMO DE DROGAS Y ALCOHOL

Guillermo Ayala
Optometrista
Opticlinic-Oftalmoclinic

La retina es la primera en sufrir las consecuencias del uso de drogas, los principales síntomas que se presentan son, visión borrosa, percepción de colores, alucinaciones, alteraciones del sentido cromático, trastornos de adaptación a la luz o a la oscuridad, disminución progresiva de la visión y alteraciones del campo visual. Los efectos de las drogas en la visión pueden variar dependiendo del tipo de sustancia que se consuma. Asimismo, los efectos pueden ser al momento de ser usada, a corto plazo o a largo plazo.

Marihuana

La marihuana es la droga más consumida en el mundo, y es conocida por provocar los famosos “ojos rojos” llamados clínicamente hiperemia conjuntival. Este síntoma se produce como consecuencia del THC (componente químico del Cannabis) y ocasiona que se expandan los vasos sanguíneos de los ojos. Por otro lado, el consumidor puede presentar también sequedad ocular, midriasis y fotofobia y en casos de intoxicación aguda es posible observar nistagmo. También es común que se produzca un retraso en el procesamiento de la información visual.

Cocaína

La cocaína se ubica entre las primeras 5 drogas más consumidas del mundo, se caracteriza por provocar enrojecimiento de los ojos, aumento de la presión arterial y midriasis con fotofobia, inmediatamente después de ser consumida. En cuanto a las consecuencias a la salud visual por consumir cocaína, es una de las más peligrosas que otras drogas, puesto que actúa más rápidamente en el sistema nervioso central.

Además, como consecuencia de las hemorragias en los ojos, llega a producirse desprendimientos de retina provocando automáticamente una disminución de la agudeza visual e incluso una pérdida de visión total. La cocaína provoca una alteración, hace ver halos alrededor de las luces, esto es a causa del aumento de la presión arterial. También esta droga puede provocar alteraciones cromáticas donde el consumidor es más sensibilidad al color azul y menos al color rojo.

LSD

EL LSD (Lucy in the Sky with Diamonds), es un alucinógeno sintético, esta droga afecta al sistema nervioso central y se caracteriza por afectar precisamente la salud visual, ya que ocasiona pupilas dilatadas. En su segunda fase un efecto común en los consumidores es la sensación de “ver un sonido”. Mientras que en la tercera fase se interrumpe el raciocinio y los riesgos oculares a nivel de retina corresponden a los provocados por la hipertensión arterial. Por otro lado, el LSD puede causar graves consecuencias en la salud visual, ya que esta droga provoca hipertensión arterial, por lo que la retina corre el riesgo de sufrir lesiones graves, así como también de desarrollar retinopatía hipertensiva.

Crack

El crack es la cuarta droga más mortal que existe. Su consumo es relativamente nuevo, por lo que hay muy pocas investigaciones. Sin embargo, al ser derivada de la cocaína coinciden en algunos efectos sobre la salud visual. Un gran número de consumidores suelen presentar coriorretinitis con destrucción de áreas de la retina. Asimismo, comparte las mismas patologías de otras drogas con respecto a la salud visual solo que con una evolución vertiginosa. En un gran número de casos el camino es el de la pérdida de la visión de carácter irreversible.

Morfina, heroína y derivados del opio

El opio es la droga más antigua que existe, y si bien es usada para la creación de medicamentos, el abuso de esta y sus derivados como la Morfina y la heroína son dañinos a la salud. Con respecto a la salud visual tienen efectos similares al de otras drogas. Durante su uso se encuentra miosis y ojo seco, mientras que en la abstinencia se encuentra midriasis y lagrimeo con fotofobia. Las consecuencias en la visión se relacionan con los efectos neurotóxicos, por lo que provoca alteraciones en el campo visual. Por otro lado, existe un alto riesgo de padecer de infecciones intraoculares de graves, esto debido a la baja resistencia inmunológica que desarrolla quien la consume.

El alcohol

Según la OMS, el alcohol es considerado una droga, pero su consumo es completamente legal. Los efectos que causa en la salud visual se pueden medir tanto en el momento de intoxicación como consecuencias a largo plazo. Los síntomas inmediatos a la ingesta excesiva de alcohol se presentan con enrojecimiento de los ojos, reflejos oculares lentos, retardo del tiempo de reacción visual, disminución del campo visual, dificultad de la percepción, ceguera nocturna (nictalopía) e incluso perdida de la capacidad de distinguir ciertos colores.

El abuso del consumo de alcohol a largo plazo puede ocasionar la pérdida lenta y progresiva de la visión binocular, asociadas a escotomas centrales, así como también deterioro de la película lagrimal. Cuando se llega al alcoholismo crónico grave, se manifiesta el llamado síndrome de Wernicke, que consiste en oftalmoplejía externa bilateral, nistagmo, ataxia y psicosis de Korsakoff. Se presenta también en la mitad de los casos la ptosis palpebral. Por otro lado, cuando el alcohol se combina con el consumo de nicotina se vuelve una interacción altamente peligrosa que provoca perdida de la visión. Esto se ocasiona debido a la inflamación del nervio óptico. Si esto se hace frecuentemente el nervio óptico puede perder sus fibras y la mácula puede destruirse definitivamente causando consecuente ceguera irreversible.

FUENTE
https://optometristas.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.